250
Ciudades

Ciudades para todos

QUITO DEL BUEN VIVIR

Quito: ¿adónde vamos?

Escrito por 05 Ago,2014

Por: @andresmideros


En Quito, en 2004, en el marco del Foro Social de las América se debatió la Carta Mundial de Derecho a la Ciudad. En el 7mo. Foro Urbano Mundial se plantearon “ciudades para vivir”. En Medellín se planifica el 4to. Foro Mundial de la Bicicleta con el eslogan: “¡Ciudades para Todos!”. En Río de Janeiro se demolió una autopista para dar paso a un proyecto de revitalización que devuelva el espacio a los ciudadanos. Acciones similares se han desarrollado en San Francisco y Seúl. En Helsinski se plantea que en 2025 no sea necesario usar auto. Londres, San Sebastián y varias ciudades de Japón tienen planes para ampliar y mejorar la infraestructura ciclista. En Santiago se planifica una ciclovía para unir a cuatro comunas. En Londres se establece límite de velocidad a vehículos en 20 m/h (~30 km/h). En París se fija el límite de velocidad en 30 km/h. La tendencia mundial es hacia ciudades con mayor espacio público, con movilidad sustentable y con menos espacio para los autos.


En Quito, en 2014, se retiran ciclovías para dar más espacio a los autos. No es cualquier persona, Mario Muñoz (coordinador de Transporte no Motorizado) del Municipio de Quito dijo que “los separadores [de las ciclovías] no son adecuados, porque generan problemas. Son un obstáculo para cruzar la calle, impide que los ciclistas hagan maniobras en casos de emergencia. Además, el espacio asignado para los carros se reduce.” (cita de diario El Comercio, publicada el 1 de agosto de 2014). Preocupa que el funcionario responsable del “transporte no motorizado” no conozca la norma técnica de señalización de ciclovías. No sé por dónde cruza la calle; en el paso cebra no hay separadores. Es lamentable que la prioridad de la actual administración del Municipio de Quito sea dar más espacio a los autos privados. Se ha dicho que las ciclovías se van a evaluar y rediseñar. Pero, se debería evaluar antes de actuar. ¿Dónde está la evaluación? ¿Dónde está el nuevo plan? Sería importante revisar los “criterios generales para el desarrollo de ciclovías del Distrito Metropolitano de Quito”, perfeccionarlos y avanzar. ¿Cuándo se extenderá la red al sur de la ciudad? ¿Cómo se va la ampliar la bicicleta pública: “BiciQ”?


Hace poco, el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, dijo que declararía en emergencia el transporte público para “rescatar” el sistema metropolitano de transporte. ¿Dónde está el plan, y la declaratoria de emergencia? En la página Web del Municipio se encuentra una presentación con generalidades. Cualquier usuario regular del transporte público estará de acuerdo en usar la palabra “emergencia”, pero ¿cuál es el efecto real de tomar esa medida?: el realizar contrataciones y compras, con fondos públicos, sin seguir el proceso ordinario. Se dice que no se ha hecho nada en movilidad. Carlos Páez contesta y dice: “a las pruebas me remito”.


Quito está llena de vallas publicitarias con el mensaje: “bajamos multas, cumplimos”. Lamentablemente, autos mal paqueados, exceso de velocidad y cruce de semáforos en rojo son cosa de todos los días, limitando el paso y poniendo en peligro a peatones y ciclistas. Hay que ser justos, la cuenta de twitter @FiscalizAMT de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) pública a diario fotos de “retiro de #VehículosMalEstacionados”. Las veo en twitter pero en calle no los veo (seguro algunas personas si lo hacen, imagino). Me pregunto: ¿hay agentes de la AMT dedicados a publicar fotos?, ¿no sería mejor tener vallas que inviten a cumplir las normas de tránsito, en lugar de incentivar su incumplimiento? Me hago estás preguntas porque se lo hace con recursos públicos. Además, recordemos, que fue oferta de campaña reducir el gasto en publicidad. Y ¿qué se está haciendo en cuanto a control de buses? ¿Qué pasa con la “caja común”? ¿Qué pasa con el Metro de Quito? ¿Cómo se consolidarán nuevas centralidades?


Queda la impresión que el alcalde Rodas sigue en campaña. Usa la misma tónica, criticar a la administración anterior, llenar la ciudad de los colores de “pocoyo” (los que usó en campaña; cada quién con sus gustos, pero quedan dudas sobre su legalidad y legitimidad), y plantear propuestas en términos generales. Se quiere cambiar el nombre a la “BiciQ” y al “60 y piquito”; no se explican las razones. Ya no hay presentaciones culturales en los bulevares.


Se le dijo a Quito que se podía vivir mejor. Un lugar común, que es cierto; siempre se puede mejorar. Nunca se dijo quienes vivirían mejor, espero que sea que todas las personas vivamos mejor. No se dijo si estar mejor es que todas las personas estén bien. Al final, también se puede estar peor. No sabemos. Los discursos son la parte fácil, las acciones revelan las intenciones. Parece, que en movilidad la apuesta es al vehículo privado: se le “devuelve” espacio y se le baja multas. Veremos que se hace con el “pico y placa”, la revisión vehicular de taxis, la regularización de barrios, la “plusvalía” y el impuesto predial. ¿Quiénes vivirán mejor?


El sentir en las calles es de espera: “esperemos, a ver qué pasa”. Nadie nos robará la espera. Pero ¿hasta cuándo esperamos? El tiempo pasa. Es hora de que la administración municipal presente su proyecto de ciudad, y que se lo discuta ampliamente. La improvisación hace mucho daño. Es hora de dejar las generalidades y responder a la pregunta: ¿adónde vamos? Es hora de organizarnos para construir el derecho a la ciudad, para hacer de Quito una ciudad para todos. Es hora de definir adónde queremos ir.


adonde

Leído 4243 veces Modificado por última vez el 19 Jul,2016
Valorar este artículo
(1 Votar)